Titulares y noticias actuales:

historia


El nacimiento del Alianza tuvo lugar en los canchas de fútbol de Industrias La Constancia, una empresa cervecera ubicada en San Salvador. En él, tanto empleados como dirigentes disfrutaban de los partidos de fútbol que se gestaban en ese lugar. Como resultado, nace oficialmente un equipo llamado Atlético Constancia en 1958. Inmediatamente, los apadrinados por la empresa cervecera se incorporaron a la Liga de Ascenso y, en esa misma temporada, se situaron como subcampeones de la Segunda División de El Salvador.

Los primeros años y el romance con la afición

Axel Hochkoeppler, patriarca del equipo, era admirador del Alianza Lima peruano. Cuando el Atlético Constancia contó con el apoyo del Hotel Intercontinental, adoptó el nombre de Alianza Intercontinental. Posteriormente, el equipo convirtió su nombre en el definitivo Alianza FC. Con este cambio de imagen, el Alianza tuvo una mejor estructura organizativa que incluía lo deportivo (fichajes de lujo, divisiones inferiores) y lo comercial (artículos de promoción, campos pagados en la radio).

Desde sus primeros años en la Liga Mayor, el Alianza se ganó el respeto de sus rivales y el de la afición. Para inicios de los 60’s, había una fuerte competencia entre equipos de la capital, como el Juventud Olímpica y el Marte. Pero a diferencia de estos, Alianza comenzó a tener una relación muy especial con la afición que llegaba cada fin de semana a disfrutar de los partidos. Para muchos fue un fenómeno difícil de explicar.

“La Orquesta Alba” y el Santos de Pelé

En 1965, el Alianza se hizo con los servicios de DT chileno Hernán Carrasco Vivanco. Carrasco tuvo toda la libertad para armar un gran equipo, que incluyó a nacionales como Roberto Rivas, Raúl Magaña, Francisco Zamora y Salvador Mariona, y extranjeros como Guido Alvarado (Costa Rica), Miguel Hermosilla (Panamá) y Ricardo Sepúlveda (Chile). Fue la base de la mejor época del club, bautizada como “La Orquesta Alba”.

El primer campeonato vino en la temporada 1965-1966. Cuando el campeonato aún tenía el formato de liga, el Alianza venció 1:2 al CD Águila en San Miguel y alcanzó la corona del primer lugar. El segundo trofeo al hilo fue obtenido tras un aplastante 5:1 contra el Sonsonate. Un año después, el éxito se trasladó al plano internacional cuando el Alianza se consagró campeón de la Concacaf ante el Jong Colombiade Antillas Holandesas por 5:3 en el juego de desempate. Eran tiempos de alegrías, cuando se ganaba y se daba espectáculo. “Los estadios se llenaron y la gente disfrutó de esos juegos inolvidables. Alianza fue el primer equipo de El Salvador que conquisto el título de campeón de la Concacaf.

En aquellos días, el Santos FC, con Pelé en sus filas, llegó a San Salvador como parte de una gira por Centroamérica. Se enfrentaron al Alianza en el Estadio Flor Blanca con resultado de 2:1 a favor de los locales. Entre los Albos fue alineado el famoso jugador argentino Juan Verón, "la Bruja", quien también se encontraba de gira con su equipo Estudiantes de La Plata. Verón y el chileno Sepúlveda anotaron los tantos aliancistas contra uno de Pelé. También, en aquella época, destacaron victorias ante el Flamengo de Brasil, el América de México y un 0:0 ante el Peñarol uruguayo.

Del abismo hacia la cima

Luego de la euforia, el Alianza fue castigado por el destino con 20 años sin títulos. Se cosecharon apenas tres subcampeonatos, pero de igual manera se tuvo que coquetear con la sombra del descenso para no caer en el pozo. Era un sube y baja que oscilaba nauseabundamente entre la corona y la relegación.

Pero las cosas cambiaron en 1986-1987. El formato de competición ya incluía una cuadrangular final cuyo ganador se enfrentaría al mejor durante la campaña regular. Alianza arañó la clasificación con un 1:0 en el repechaje ante Luis Ángel Firpo, pero ya en la fase final, “los Albos” se adueñaron del boleto a la final. El Águila, ese viejo rival que venía arrebatando coronas desde la Segunda División, le dio la guerra hasta llegar a los penaltis. Tras aciertos y fallos imprevisibles, el charrúa Carlos Reyes anotó el definitivo 3:1 en los tiros de castigo y dictó que la corona se quedaba en San Salvador.

En la temporada 1989-1990, el Alianza se ganó su cuarto campeonato tras derrotar al Firpo 3:1 en la final. Parecía increíble que el mismo equipo que estuvo a punto de descender el año anterior dominara la campaña siguiente. Para esa vez, Hernán Carrasco había vuelto al club con el que ganó los títulos de 1966 y 1967. Cuatro años más tarde, Alianza repitió la hazaña. Durante el torneo regular, el equipo vino de menos a más. Terminó segundo y clasificó a la cuadrangular final. Ahí finalizó primero y enfrentó la final ante el segundo, el FAS. Un 2:1 a favor del equipo paquidermo les regalo la quinta estrella de su historia.

En la temporada 1996-1997, Alianza sumó su sexto campeonato nacional cuando vencieron al Firpo con marcador global de 3:2. El resultado había sido dramático, pues los Albos tuvieron que remontar constantemente el marcador hasta conseguir el score definitivo en el minuto 89 gracias a Horacio Lugo. Por si fuera poco, en el mismo año ’97, el Alianza ganó el campeonato llamado “Grandes de Centroamérica”, un torneo por invitación que fue el último conseguido por un cuadro salvadoreño a nivel regional. Dos años más tarde, Alianza ganó el primer torneo corto de la Liga Mayor de El Salvador en diciembre de 1998, con un 0:1 ante el Firpo. Aunque con grandes alegrías, el Alianza ya presentaba síntomas de malos manejos administrativos.

El siglo XXI: Padilla Pinto vs. Sol Meza
La llegada del nuevo siglo vino marcada por una nueva etapa en la historia del equipo. A finales de los 90’s, el abogado Óscar Rodríguez manejaba las riendas del club albo. Su gestión se caracterizó por su filosofía: “El jugador rinde más cuando tiene el estómago vacío”. Fue por ese pensamiento que el equipo contrajo deudas y los jugadores pasaban meses sin recibir sus salarios.

Con la soga al cuello, Rodríguez acordó la cesión de la presidencia con el empresario Ricardo Padilla Pinto a mediados de 2001. Inmediatamente, Padilla Pinto puso orden en la dirigencia de la institución. Saldó las cuentas, canceló las deudas a los jugadores y, con una plantilla de bajo costo, los Albos ganaron el Apertura 2001. En ese año, Juan Ramón Paredes comandó a figuras como Adonai Martínez, Ramiro Carballo, Miguel Montes, Óscar Navarro y los colombianos Martín García y Jorge Sandoval. El partido fue, como la mayoría de veces, complicado y no se definió hasta el minuto 120 de la prórroga con un cabezazo de Adonai Martínez (2:1).

Las aguas parecían calmarse para el Alianza. Pero un año después, Alianza comenzó a vivir una nueva crisis. El equipo finalizó el Apertura2002 en el noveno puesto y la familia Sol Meza, dueños de la institución, reclamaban de vuelta la presidencia a Ricardo Padilla Pinto. Este se negaba rotundamente, lo que causó tensión entre ambas partes. El tira encoge entre finales de 2002 y finales de 2003 perjudicó mucho al equipo en la cancha. La Federación Salvadoreña de Fútbol y los Clubes de la Liga Mayor dictaron que la presidencia continuaba a cargo de los Padilla y que lo demás debía resolverse en justicia ordinaria.

En 2004, Alianza comenzaba con pie derecho. El uruguayo Juan Martín Mujica había tomado las riendas del plantel e implantó un sistema bastante ofensivo que situó a los Albos en el primer lugar en el arranque del Clausura 2004. sin embargo, el nivel decayó, aunque clasificaron terceros. En la semifinal, vencieron a Firpo con un global de 3:2. Ya en la final, Alianza se mediría con FAS, equipo que le arrebató el Clausura 2002. Un 0:0 alargó el juego donde FAS arremetía y Alianza jugaba con precauciones. Los Albos cedieron un tanto al minuto 110, pero al 115’ el uruguayo Luis Espíndola cabeceó el empate y la sentencia a los penaltis, donde los capitalinos se alzaron con un 3:2. Miguel Montes y el uruguayo Alejandro Curbelo hicieron posible la hazaña.

A pesar del título, la tensión entre los Sol Meza y Padilla Pinto no cesó. Antes de empezar el Apertura 2005, el convenio entre las dos partes finalizó y, aunque Padilla quiso continuar, los Sol Meza lo dejaron fuera de los planes de equipo. Fue sustituido por Salvador Mariona, ex jugador aliancista, quien paso sin pena ni gloria.

Actualidad
Los años 2005 y 2006 resultaron discretos para el equipo de la capital. En 2007, el ex jugador colombiano Jon Marulanda demandó al club ante la FIFA por incumplimiento de contrato. Durante toda la temporada 2007-2008, Alianza FC fue incapaz de sumar jugadores a su plantilla. A pesar de ello, el cuadro logró mantenerse gracias a la mano del DT argentino Pablo Centrone.

En la campaña 2008-2009, Alianza terminó en el noveno lugar de la tabla acumulada. Esto lo obligó a jugar una serie de repechaje ante el AFI-El Roble para determinar si loa Albos permanecían en Primera o si el equipo e Ilobasco ascendía al circuito mayor. Esta era ya la tercera vez en que el equipo de la capital se veía involucrado en peligro de descenso y en las dos anteriores se había salvado. El primer partido de la serie se jugó en la cancha "Mauricio Vides" de Ilobasco y terminó 1-1, luego de suspenderse el partido el día anterior debido al mal estado del campo de juego. La vuelta se jugó en el Cuscatlán, ante un buen marco de aficionados, y finalizó con un 3-1 a favor de los Elefantes. Con esto, se concretó la salvación del Alianza con un global favorable de 4-2.

Para el Torneo Apertura 2010 los albos terminaron en segunda posición con la mejor diferencia de gol del torneo (+13), y su delanteroRodolfo Zelaya fue reconocido con el trofeo Hombre Gol del periódico El Gráfico.1 Tras ganar la serie semifinal ante CD Luis Ángel Firpo (1:2 y 0:1), perdió el juego final ante AD Isidro Metapán en tanda de penalties (3:4), después que el juego terminara empatado a cero goles en 120 minutos.

Sin embargo, los albos arribaron nuevamente a la final del Torneo Clausura 2011, y esta vez vencieron 2:1 a CD FAS, proclamándose campeones. Rodolfo Zelaya, que también fue el máximo goleador del certamen, anotó los dos tantos, el primero de ellos de tiro penal; el segundo fue debido a una jugada del delantero salvadoreño venciendo a un defensor de FAS y con un toque sutil entre medio de las piernas del guardameta ponia el 2:0. La anotación del equipo santaneco fue de Víctor Velásquez al minuto '82. En ese mismo torneo, los capitalinos también terminaron en el primer lugar de la tabla de clasificación, gracias a su mejor diferencia de goles, pues acabaron empatados con el mismo lugar con CD FAS y A.D Isidro Metapán.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada